COMO CENTRO DE ARTE

No competirán los galgos, sino los artistas, y seguro que a más de uno le gustaría disponer de las jaulas en las que encerraban a los pobres canes como escenario de alguna de sus instalaciones. El Canódromo de Meridiana, un emblemático edificio racionalista construido en 1962 por Antoni Bonet y Josep Puig, será la sede del centro de artes visuales de Barcelona, un equipamiento que sustituirá en su función al Centro de Arte Santa Mónica y que estará gestionado de manera conjunta por la Generalitat y el Ayuntamiento de Barcelona. El acuerdo aún no es oficial, pero las dos partes coinciden en que es el espacio ideal una vez que el municipio ha decidido invertir 3,5 millones del plan Zapatero -las medidas de ayuda a obras municipales para paliar la crisis- en su rehabilitación. “Las obras las harán arquitectos municipales y no hay peligro, están enamorados del edificio”, aseguró ayer Jordi Martí, delegado municipal de Cultura, respondiendo a las dudas sobre el peligro de una intervención excesiva en este hermoso edificio, situado a la altura del Hipercor, detrás de la avenida de la Meridiana.

“Siempre hemos pensado que el canódromo era el mejor espacio, pero la rehabilitación era cara. Ahora que se ha solucionado este asunto, en breve nos reuniremos con el Ayuntamiento para ponerlo en marcha”, indicó un portavoz del Departamento de Cultura. Las obras, aseguró Hereu, “tienen que estar acabadas en diciembre de 2009” porque así lo exige el plan de ayudas del Gobierno central, gracias al cual también se construirá la cuarta sala del Auditori (4,6 millones) y se podrán hacer inversiones, algunas previstas y otras nuevas, en la Fundación Tàpies, el Lliure de Gràcia, el Mercat de les Flors, los museos Marès y Picasso, y la Fundación Miró. “Nuestra estrategia es construir ciudad a partir de la cultura”, aseguró Hereu, que recalcó que este año, pese a la crisis, se ha aumentado el 11% el presupuesto de ésta área (117 millones de euros, el 5% del presupuesto municipal). “Necesitamos reforzar esta vertiente porque la innovación y la creatividad son una de las posibilidades de crecimiento de la ciudad”, indicó.

En este punto, Martí recalcó que la estrategia es a largo plazo y por eso se ha apostado por las fábricas de creación, algunas de las cuales podrían ponerse en marcha este año, y se ha aumentado ligeramente la línea de ayuda a los creadores, que asciende a 4,5 millones de euros. Pese al efecto de la crisis del turismo sobre algunos centros, Martí aseguró que el consumo cultural ha crecido. Los museos de la ciudad, por ejemplo, han recibido en conjunto unos 21 millones de visitas, según el Instituto de Cultura de Barcelona (Icub). Y este año la cifra subirá seguro porque el 1 de abril se pone en marcha la entrada gratuita a los museos municipales los domingos por la tarde y se espera que los centros consorciados se sumen a la medida. Además se repetirá la apertura nocturna y gratuita de estos espacios en la Nit dels Museus (16 de mayo) y el Montjuïc de Nit (4 de julio). En el terreno de las bibliotecas (5,7 millones de usuarios), se inaugurarán este año las de Can Saladrigas, la Sagrera y Zona Nord, y comenzarán las obras en otras siete.

Un espectáculo de circo abrirá el Grec el 19 de junio y el acontecimiento que marcará el año a partir de junio será, además del centenario de la Semana Trágica, la conmemoración del 150º aniversario del Plan Cerdà.

CATALINA SERRA – Barcelona – 22/01/2009 El País

Anuncios